Así funciona Face ID en el nuevo iPhone X

Ahora si, por fin. Ya sabemos todo sobre los nuevos iPhone X y 8, tras meses con filtraciones, rumores, especulaciones, incluso seguro que sueños con estos aparatos. No vamos a ir viendo todas las novedades del iPhone 8 porque prácticamente hemos hablado de todas en nuestras anteriores entradas, pero si queremos hablar en esta ocasión de Face ID que se incorpora en el iPhone X, el reconocimiento facial que ha implementado iPhone para desbloquear el terminal, comprar en App Store, y verificación para Apple Pay.

El sistema Face ID no es una novedad en el mercado tecnológico aunque no esté muy extendido. Ya Intel tiene cámaras con un sistema muy muy similar y que trabajan con Windows Hello a la perfección.

El sistema consiste en una cámara frontal junto con otra cámara infrarroja y una luz de apoyo infrarroja, con ello consigue no solo detectar las facciones de la cara, sino distancias entre diferentes partes de la cara, profundidades, etc, de manera minuciosa para que sea un sistema preciso.

Apple indica que incluso se ha trabajado para que cuando cambiemos detalles de nuestra cara no interfiera en nuestra detección. Así que podemos dejar crecer nuestra barba, cambiarnos de gafas, maquillaje, bigote… que según Apple no tendríamos ningún problema, y si algún punto de nuestra cara no coincidiera con el sistema, nos pediría una confirmación a través de código. Algo que parece complicado pero que hasta que no lo tengamos en nuestras manos no podremos cerciorar.

Este sistema es potenciado por el nuevo procesador A11 Bionic que incorpora un motor neuronal y capaz de «aprender» esas modificaciones en nuestra cara que mencionábamos en el párrafo anterior. Asimismo, asegura que no podrá ser engañado con fotos ni sistemas 3D, por lo que suponemos que tendrá alguna forma de detectar vida para hacer de este sistema aun más seguro.

Deja un comentario